jueves, 26 de marzo de 2015

5 consejos para mejorar la salud de la piel



La salud de la piel se gana en una batalla que se libra cada día, protegiéndonos adecuadamente del sol, dejando que el tabaco deje de hacer mella en ella, evitando todo lo que huela a estrés y, sobre todo, mimándola, hidratándola y lubricándola con aceites esenciales para alcanzar una textura ideal y saludable. 


Hábitos con los que mejorar la salud de la piel que se pueden resumir en cinco consejos:

-Protégete del sol. La excesiva exposición de la piel al sol puede ocasionar la aparición de arrugas, de manchas y de otros problemas similares y, peor, aumentar el riesgo de desarrollar cáncer. Para proteger la piel aplícate protector solar con uno que no tenga un factor de protección menor de quince y vuelve a aplicártelo pasadas dos horas o con más frecuencia si sudas o te bañas.

No está de más que busques las zonas de sombra, sobre todo entre las diez de la mañana y las dos de la tarde cuando los rayos de sol tienen más intensidad. Recuerda que también puedes protegerte con el uso de prendas, si es con las que protegen de los rayos ultravioletas, mejor.

No obstante, hay que decir que la capa de protección de algunas de estas prendas desaparece tras un número determinado de lavados. Las prendas técnicas y específicas resisten más los lavados.

-Deja de fumar. Fumar produce un efecto degradante en la piel. Acaba con la funcionalidad de los vasos sanguíneos más finos, los que deben llevar el oxígeno a las capas externas de la piel.

Algo que disminuye el flujo de sangre y el aporte de los nutrientes, factores que se unen para restar enteros en la salud a la piel. Fumar produce también daños en la elastina y en el colágeno de la piel, las fibras que aportan consistencia y elasticidad a la piel.

Además, los actos repetidos de apretar los labios o de cerrar los ojos para evitar el humo o sujetar los cigarrillos acaban por resultar gestos que dejan arrugas en la piel.

-Trata a tu piel suavemente. Para conseguirlo tienes todo un repertorio de acciones, entre ellas: dúchate o báñate pero no dejes de emplear aceites para recuperar el tono de la piel, evita también los jabones fuertes y, por supuesto, los detergentes, aféitate con cuidado y lubrica adecuadamente la piel, hidrátala.

-Come saludable. Comer frutas y verduras, granos enteros y proteínas en una proporción equilibrada tiene sus beneficios para la piel. Algunas investigaciones sugieren que una dieta rica en vitamina C, baja en grasas, con ausencia de carbohidratos refinados (bollería industrial) ayudaría a crear las condiciones para disfrutar de una piel más saludable.


-Controla el estrés. La piel puede ofrecer un reflejo del estado anímico de una persona. Y el estrés deja marcas en la piel que lo revelan. Pon entonces límite al estrés, tu piel saldrá ganando.

Publicado por Samuel Donn

Samuel es un estudiante de medicina de 23 años, apasionado por el deporte y la vida sana. Aunque su pasión superior es la tecnología y las redes osciales. Publica en este blog con cariño y ¡mucha salud! (y que dure...)

0 comentarios:

Publicar un comentario