sábado, 11 de julio de 2015

3 condiciones para una buena salud



La buena salud no sólo incluye el buen estado físico, sino que llega más allá cuando nos planteamos los beneficios de asimilar la mejor de las actitudes ante las circunstancias de la vida.
   


Saber recibir de los demás, dejarse llevar por una espiritualidad alternativa o aprender a decir que no a nuestros semejantes con argumentos propios, son parte de esa buena salud con la que la psique puede contagiar al cuerpo. Hablemos de esas tres condiciones para una buena salud:

- Recibir. ¿Dar a los demás, entregarse a los demás, y no recibir?. No, ese no es el camino. Si damos y nos entregamos en cuerpo y alma a nuestros semejantes, abrimos una brecha en nuestra psique, la que nos invita a no pensar también en nosotros mismos. Abrámonos a lo que los demás pueden hacer por nosotros y disfrutemos de un equilibrio natural. Dar y recibir. Así de sencillo.

- Dejarse llevar por la espiritualidad. No hace falta ser religioso para que las creencias obren el milagro de cambiar nuestro mundo.

Creer

Creer en un sentido muy amplio nos pone al frente de una dinámica reveladora, la que componemos con nuestro código de certezas sin una entidad física. Si creemos en algo, estamos convencidos y ponemos de nuestro lado nuestra voluntad y dedicación, estaremos más cerca de hacer de esa espiritualidad un motor de cambio.

- Aprender a decir que no. Decir que no es fácil, asumir el poder que da negar lo que nuestro sentido no tolera no siempre resulta tan fácil. Hablamos de hacer respetar nuestros valores y mantener las decisiones asumidas con argumentos sensatos.

Y algo importante, mantener esas decisiones en el tiempo, y, si hace falta, también saber desdecirnos si no vemos las cosas de la misma manera más adelante. Todo, en tres palabras: flexibilidad, flexibilidad, flexibilidad.


¿Cuándo comienzas a cambiar tu chip para disfrutar de una buena salud?

Publicado por Samuel Donn

Samuel es un estudiante de medicina de 23 años, apasionado por el deporte y la vida sana. Aunque su pasión superior es la tecnología y las redes osciales. Publica en este blog con cariño y ¡mucha salud! (y que dure...)

0 comentarios:

Publicar un comentario