viernes, 17 de julio de 2015

4 formas de modelar un vientre plano sin esfuerzo



Un vientre plano es esa línea ideal de la tripa que nos trazamos antes del verano. Podemos comenzar a diseñarla con algunas prácticas sencillas que acoger en nuestra vida cotidiana. Te las explicamos, son cuatro formas de modelar un vientre plano sin esfuerzo. Las vemos:
 


- Comer cada dos o cada tres horas. Comer con esa regularidad y pequeñas porciones de comida hace que tu metabolismo se active y que el azúcar en sangre se equilibre. Cuanta menos azúcar tengas en sangre por pasar tantas horas sin comer, más posibilidades hay que almacenes grasa en la tripa. Con tantas horas sin comer, el cuerpo cree que no lo vas a alimentar y de forma espontánea pasa a acumular grasa donde no te gusta verla.

-Compra una pelota medicinal. Sí, esas grandes y pesadas que se utilizan para hacer ejercicios. Te contamos uno. Coloca la pelota sobre tu pecho mientras subes las piernas estiradas para arriba y juntas. Repite el ejercicio diez o doce veces y tres veces por semana como mínimo. Tu tripa comenzará a perder su volumen. Vientre plano a la vista.

Insulina y glucagón

- Reduce la ingesta de azúcar. Eso mantendrá tus niveles de insulina en sangre bajos, al tiempo que incrementarás tus reservas de glucagón altas. El glucagón es una hormona que segrega tu páncreas porque absorbe la grasa, por ejemplo de tu vientre, para convertirla en energía. Cuanto más baja sea la insulina, más alta será la proporción de glucagón. No sugerimos que elimines el azúcar de tu dieta, sólo que ingieras la más natural de todas, la fructosa, que encontrarás en la fruta.

- La digestión comienza en la boca. De lo que se trata es de hacer de la comida un puré en la misma boca antes de procesarla en nuestro sistema digestivo. El alimento que no se digiere bien genera más gases y eso se ve en el vientre. Masticar bien es salud, recuérdalo.

Ese es el camino para un vientre plano sin esfuerzo. ¿Te animas?


Publicado por Samuel Donn

Samuel es un estudiante de medicina de 23 años, apasionado por el deporte y la vida sana. Aunque su pasión superior es la tecnología y las redes osciales. Publica en este blog con cariño y ¡mucha salud! (y que dure...)

0 comentarios:

Publicar un comentario