domingo, 6 de septiembre de 2015

Cigarrillos electrónicos, caladas de vapor y de nueva salud



Los cigarrillos electrónicos no tienen olor, no hay humo tóxico y ninguno de los más de 4.000 productos químicos que puedes encontrar en un cigarrillo de tabaco habitual. Los cigarrillos electrónicos, o e-cigs, no te mancharán los dientes, y hasta será posible que los puedas usar en zonas habilitadas para no fumadores.



Un cigarrillo electrónico se puede definir como un dispositivo portátil alimentado por una batería que vaporiza una sustancia líquida que contiene diferentes proporciones de nicotina, o incluso ninguna, y a la que se le añade un saborizante que hace grata la experiencia con los cigarrillos electrónicos.

Los cigarrillos electrónicos usan la nicotina y sus diferentes proporciones para ayudar a los fumadores a reducir gradualmente las cantidades que consumen en el camino de reducir su dependencia del tabaco. Aún más, estos dispositivos no incluyen otros componentes como el alquitrán que se pueden encontrar en los pitillos ordinarios.

Los cigarrillos electrónicos producen un vapor que simula la experiencia que conocen los fumadores al inhalar el humo del tabaco pero sin exponerse a todos sus inconvenientes nocivos. Estos dispositivos ayudan también a reducir la ansiedad entre los fumadores y contribuyen indirectamente a relajar.

Los cigarrillos electrónicos contienen cantidades variables pero siempre bajas de propilenglicol empleado en la industria alimentaria como aromatizante, en cosméticos, en los inhaladores de asma y hasta en el humo artificial que se deja ver en los conciertos de rock o en otras representaciones artísticas.

Costos

Con de la adquisición de los elementos básicos de los cigarrillos electrónicos y de algunos accesorios, más allá de los beneficios físicos y psíquicos; el uso continuado de estos dispositivos resulta más económico que los que acompañan al hábito de fumar con cigarrillos habituales. Una tecnología que está alcance de los fumadores que quieren dejar de fumar y a su ritmo, por ejemplo, gracias a las ofertas del portal web parafumadores.

Los verdaderos agentes perjudiciales del tabaco son los aditivos que se incluyen en las fórmulas de los pitillos de quemar. Aditivos como el alquitrán y otros componentes que se revelan cuando se queman las sustancias que forman parte de un cigarrillo, como el papel o el tabaco.

La nicotina está presente en la sangre en todos los seres humanos, porque forma parte de las dietas más comunes y de los vegetales que ingerimos. Y no hay ninguna evidencia médica que confirme que la nicotina sea más dañina para la salud que la cafeína, independientemente de que tenga una naturaleza adictiva.

Pero fumar cigarrillos electrónicos representa una experiencia totalmente diferente a la de hacerlo con los pitillos normales. De entrada, si no hay indicaciones específicas, los cigarrillos electrónicos se pueden usar en cualquier lugar, incluso en zonas para no fumadores. El proceso de encendido también es más sencillo, sólo hay que activar el dispositivo. Sólo hay que hacer un click, como quien enciende la luz de una habitación. Tan sencillo como éso, la salud que deseamos con solo pulsar un botón.

Publicado por Samuel Donn

Samuel es un estudiante de medicina de 23 años, apasionado por el deporte y la vida sana. Aunque su pasión superior es la tecnología y las redes osciales. Publica en este blog con cariño y ¡mucha salud! (y que dure...)

0 comentarios:

Publicar un comentario